Usted está aquí: Inicio Novedades A tener en cuenta Control de las bajas medicas

Control de las bajas medicas

Excederse en el control de la baja de un empleado puede suponer una sanción

Intentar conocer el origen de una incapacidad temporal por contingencia común de uno de sus empleados puede ser considerado como un exceso de control por parte de la empresa, lo que podría dar lugar a una sanción por vulnerar su derecho a la intimidad.

 Precisamente, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha condenado a una empresa a pagar una indemnización de 10.267 euros a una empleada por violar su derecho a la intimidad (sent. TSJA de 15.11.2010). El empresario intentó conocer la causa de su baja por contingencia común poniéndose en contacto con la médico de cabecera que había expedido la baja. Para ello, fingió que la llamada era de parte de la empleada y facilitó su propio número de teléfono para que la médico se pusiera en contacto con él. A pesar de que la facultativa le devolvió la llamada, no le dio la información que pedía.

 La empleada denunció los hechos alegando, entre otras cuestiones, la vulneración de su derecho a la intimidad (art. 18.2 de la Constitución), pero el juzgado de primera instancia desestimó su petición dando por válido el argumento del empresario, que alegaba haber realizado las llamadas con el único objetivo de conocer la duración de la baja para saber si tendría que realizar una contratación de sustitución. La empleada recurrió y el caso llegó al Tribunal Superior de Justicia de Asturias, que ha dado la razón al trabajador al entender que la actuación del empresario “constituye un exceso de control de la incapacidad temporal”, y que en realidad se trata de un intento “frustrado” de conocer la causa de la baja. Además, recuerda el carácter confidencial de los datos referentes a la salud de las personas (art. 7 de la Ley 41/2002 que regula la autonomía del paciente) y, en concreto, que la información sanitaria de carácter personal no puede ser facilitada al empresario o a otras personas sin el consentimiento expreso del empleado (art. 22.4 de la Ley 31/1995 de prevención de riesgos laborales).

 (Fuente: Asesoriza)