Usted está aquí: Inicio Novedades A tener en cuenta Riesgos del trabajo nocturno

Riesgos del trabajo nocturno

Minimice los efectos sobre la salud y seguridad laboral

Muchas empresas cuentan con horarios de trabajo extensos que requieren implantar un sistema de trabajo a turnos, un modelo que tiene una mayor incidencia negativa en la seguridad y salud de los trabajadores, por lo que las empresas tienen la obligación de reforzar las medidas de prevención.

 

Si su empresa tiene que contar con un sistema de trabajo a turnos que cubra las 24 horas del día, debe prestar especial atención al turno nocturno (entre las 10 de la noche y las seis de la mañana), pues de entre todos los trabajadores, ellos son los más vulnerables a accidentes y enfermedades profesionales. Así, entre las principales consecuencias que este horario de trabajo tiene, destacan las siguientes:

  • Pérdida de apetito.
  • Alteraciones del sueño.
  • Trastornos nerviosos.
  • Dificultad para disfrutar del ocio y para conciliar la vida familiar y laboral. 
  • Reduce el rendimiento del trabajador.
  • Disminuye su capacidad de control.
  • Aumenta el número de errores y, por lo tanto, se producen más accidentes laborales.
  • Los accidentes que se producen son más graves.

Además, entre los trabajadores de este turno se da un mayor absentismo. En el caso de que sea imprescindible contar con turnos de trabajo nocturnos, su empresa debe poner en marcha medidas preventivas que permitan mejorar las condiciones de trabajo y la vigilancia de la salud de estos trabajadores. Entre las iniciativas más eficaces se encuentran:

  • El calendario de trabajo tiene que ser conocido con suficiente antelación para permitir a los trabajadores organizar su vida familiar. 
  • Permitir a los trabajadores acordar entre sí intercambios de turnos.
  • Aumentar las pausas y los tiempos de descanso.
  • Es aconsejable que los turnos nocturnos tengan una duración inferior a ocho horas y que el número de noches consecutivas de trabajo sea inferior a cuatro.
  • Establecer un límite de tiempo máximo para trabajar de noche, por ejemplo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aconseja que no sea superior a 15 años.

Evitar programar actividades que requieren una elevada concentración entre las tres y las seis de la madrugada.

Fuente: ASESORIZA